Cambio de uso de almacén a vivienda unifamiliar en la localidad del Prat de Llobregat, Barcelona.

Esta edificación entre medianeras se ha adaptado funcional y climáticamente para dar respuesta a las necesidades de la vida familiar de sus nuevos dueños, respetando el entorno y propiciando la relación vecinal en el casco antiguo del municipio. Se trata de una vivienda pasante con una doble fachada muy diferenciada. Una más íntima orientada a sur con muy buen asoleo y la otra pública dando a una de las calles peatonales del centro del municipio, orientada a norte (continúa descripción abajo)-

Roc's house

2022

El concepto del proyecto surge de la sección. Inicialmente era una construcción típica entre medianeras con cubierta a dos aguas. Con el simple gesto de alargar uno de sus faldones en el punto de la cumbrera, se genera un lucernario horizontal que permite la entrada de sol en invierno y la ventilación cruzada tan beneficiosa para conseguir un buen ambiente interior. Se le ha dado mucha importancia a los espacios de transición entre lo público y lo privado pero también entre el diferencial de las temperaturas a lo largo del todo recorrido desde la calle hasta el interior del patio. Se ha generado una gran obertura a sur para conseguir continuidad entre interior y exterior en la zona del patio. Estas grandes superficies vidriadas precisan de gestos proyectuales para conseguir el confort climático interior y también la intimidad necesaria para el desarrollo de la vida cotidiana de sus habitantes.

En un clima cada vez más extremado, donde los veranos son realmente calurosos, es necesario crear espacios intermedios o zonas intersticiales. En este caso se ha optado por retirar el cerramiento del plano de fachada, para crear un pequeño voladizo-porche, enfatizado por una solución tradicional a base de persianas enrollables de madera para conseguir una generosa zona de sombra que consigue atenuar el calor para que no se caliente la vivienda durante los meses estivales. En invierno se pueden enrollar o retirar fácilmente estas protecciones para permitir que la incidencia solar entre hasta la cocina. En cuanto a la materialidad, hemos optado por conservar sus elementos principales más característicos como las vigas de hormigón o de madera, sus bovedillas cerámicas y su cubierta de teja, en combinación con materiales durables y poco procesados como el hormigón armado acabado pulido, la madera de abeto y la piedra natural. La casa cuenta con instalación de aérotermia, suelo radiante, recuperadores de aire, descalcificador, ósmosis y posibilidad de instalar placas fotovoltaicas. Se ha reforzado el aislamento térmico desde el exterior con sistema SATE. Todos los revestimientos y pinturas se han estudiado y propuesto desde un punto de vista saludable tanto para el medio ambiente como para sus habitantes.

 

Se ha enfocado el proyecto desde un análisis profundo del estilo de vida de la familia, analizando sus necesidades y  sus costumbres cotidianas en el espacio doméstico. Se ha respetado su estilo de crianza, de modo que su hijo de dos años tenga autonomía para tener sus utensilios, juguetes y ropa a su alcance. En este sentido se han contemplado detalles como la doble altura del pasamanos de las barandilla y de los tiradores de sus armarios. También se ha contemplado la posibilidad de tener invitados en casa en un altillo superior aún por definir. La normativa municipal considera la necesidad de reservar un párquing en la entrada de la vivienda. Este espacio se usará también como zona de transición entre el espacio público de la calle y la entrada a la vivienda, en el que se aparcarán las bicicletas, patinetes, cochecitos pero también se realizarán talleres infantiles de manualidades. Actualmente los protagonistas de la vivienda son una pareja con un niño de 2 años que tiene intención de ampliar la familia. Por eso se han equipado las zonas en las que tienen claro que tipo de actividades van a realizar: descansar, jugar, cocinar, comer, pero la casa permite un grado de indefinición en espacios como el altillo, el cobertizo del patio e incluso la zona previa a la entrada porque lo que verdaderamente ofrece flexibilidad en una casa no son los tabiques móviles o los muebles transformables, sino precisamente la creación de estancias sin un uso definido. El paso del tiempo y sus habitantes dirán.