Materialidad

2011-2021
 

Un proyecto no suele empezarse a pensar desde cero,  suele haber capas más antiguas,  ya sean del entorno, del edificio o de sus anteriores habitantes.

Precisamente esta impronta suele ser lo que inspira la materialidad y se convierte a menudo en el hilo conductor de la propuesta adoptada.

A veces se trata de soluciones sencillas que antiguamente, cuando había presupuesto, se cubrían, se tapaban para proteger y ennoblecer el espacio. Sin embargo el tiempo les ha dado ese nuevo valor, esa pátina y ese empaque, ahora las recuperamos y las exhibimos en todo su esplendor combinadas con los nuevos materiales propuestos.

Actualmente hay tanta diversidad de opciones que nos puede costar decidir sobre qué escogemos para un nuevo proyecto. Cada decisión significa que descartamos infinidad de alternativas.
Por eso fomentamos la materialidad desde el principio. Además de dibujar a mano alzada el concepto del proyecto y de ofrecer imágenes virtuales con combinaciones de materiales, nos acercamos a éstos desde el color y el tacto, que es el modo sensorial que integra nuestras experiencias del entorno y de nosotros mismos. Incluso desde el olfato, el sentido con mayor capacidad para evocar recuerdos.
Esta aproximación permite que, también desde la emoción, nuestros clientes se acaben decantando por la propuesta en la que se imaginan viviendo.